CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

jueves, 28 de septiembre de 2017

FUENTES DEL SIL - PEÑA ORNIZ

¿Alguna vez habeis estado en Babia?  Pues acompañarnos en este relato para descubrir un precioso rincón de esta hermosa comarca leonesa que comienza en la pequeña población de La Cueta, perteneciente al municipio de Cabrillanes, ascendiendo hasta el nacimiento del río Sil y encumbrarnos a la cima mas alta de Somiedo, Peña Orniz. Pincha en "play" y comenzamos esta aventura.
Son las 10,15 horas del 26 de septiembre de 2017 cuando comenzamos a caminar desde La Cueta, el pueblo mas alto de la provincia de León (1442m) y desde lo alto de su pequeña Iglesia de San Mateo, tras estudiar la orientación en el mapa y descargar todos los datos del itinerario a recorrer: FUENTES DEL SIL 
Cruzamos el río Sil en el mismo pueblo, remontando y dejando su cauce a nuestra izquierda, por una amplia pista sombría a esta hora de la mañana,
contrastando con el sutil  brillo y la luminosidad de estupendos "escaramujos".
Cambiamos de margen por el pequeño y robusto Puente del Bustusil,
progresando mas arriba hasta llegar otra vez a ras del río, encontrando una bifurcación de caminos
cuyo poste nos marca la dirección izquierda por una estrecha vereda montañera.
Se abre el impresionante escenario de las Praderas de Cebolléu, entre Picos Blancos (2064m), Cuetalbo (2074m) y el Calderones (1938m).
Seguimos las estacas de madera con el símbolo del rebeco
bajo los imponentes y poderosos Picos de la Mortera,
dejando a nuestra izquierda el Collado de la Paredina.
Seguimos cogiendo altura por una zona de monte bajo, dejando a nuestra espalda las praderías de Cebolléu
y Picos Blancos,
por un radiante pasillo herboso que contrasta con las paredes graníticas
que nos envuelven y arropan 
en el momento que alcanzamos el Puerto y Majada de Covalancha.
En sus alrededores encontramos restos y ruinas de antigüos chozos pastoriles que utilizaron como refugio de las inclemencias meteorológicas.
Abandonamos la Majada de Covalancha
entre la tranquilidad y la serenidad que nos transmiten sus moradoras,
encontrando bajo nuestros pies, frescos y delicados hongos
así como pequeños y simpáticos habitantes que inundan la masa vegetal del suelo.
En nuestro ritmo de ascensión nos vamos cruzando con numeroso ganado,
afrontando ahora, el rodeo y circunvalación de los contrafuertes del Cuetalbo.
Aparece y se presenta la Peña Chana (2105m), dominando una meseta interior por donde discurre el río Sil.
Hitos de piedra y alguna flecha amarilla nos indican que estamos sobre el Puerto del Cuetalbo,
contorneando su abrupto perfil
para tropezar y colisionar con los llamativos colores y tonos de los líquenes que han conquistado las viejas piedras
de otros refugios y chozos que se diseminan por el lugar.
Una fresca, verde y maravillosa pradera de montaña
nos presenta el sitio y emplazamiento donde tiene su nacimiento el río Sil, coronado por la Peña Orniz de 2191 metros de altitud.
Antes de acometer la subida, nos convertimos en ganaderos, mezclándonos literalmente entre la numerosa cabaña ganadera que pasta y sestea por este envidiable espacio.
El principal y delgado hilo cristalino del Sil, nos conduce por la pequeña hendidura de la pradera hasta su nacimiento
en la que se van sumando los diferentes arroyos y riachuelos que conforman las primeras aguas que recorrerán las provincias de León, Orense y Lugo, hasta morir en el río Miño donde nace la Ribeira Sacra, en la zona de Los Peares.
Poco a poco nos vamos aproximando, dejando atrás estupendas y reconfortantes panorámicas,
hasta las cercanías de Peña Orniz,
para instruirnos y memorizar la ruta de progreso.
Afrontamos la subida sin contemplaciones por la zona de pedrera 
  con hermosas vistas hacia la parte sur en la que destaca el Pico Montihuero,
mientras por el este y al fondo, aparecen los 2411 metros de Peña Ubiña, escoltada a su derecha por Peña Ubiña Pequeña y a su izquierda por los Picos del Fontán,
para tranquilamente y sin prisas alcanzar nuestro objetivo de hoy: Peña Orniz.
En su cumbre recordamos a nuestro desaparecido compañero "Álvaro Paredes", nunca te olvidaremos,
y desde esta preciosa y espectacular peña fronteriza entre León y Asturias, disfrutamos del vasto y virtual valle lunar hacia la zona del Lago del Valle. En el siguiente enlace podeís ver la ruta por los: LAGOS DE SOMIEDO
Seguimos con el repaso desde las alturas y hacia el este recortan Las Ubiñas en el horizonte,
mientras al sur y al oeste desfilan Montihuero, El Picón, Peña Redonda y Peña Salgueiro.
Abandonamos la pequeña escultura metálica de Peña Orniz,
descendiendo con cuidado por la vía mas recta,
iniciando la segunda parte de la ruta "Fuentes del Sil"
acompañados a nuestra izquierda por la mole de La Cervata (2087m),
que nos encauza y encamina hasta su verde y radiante praderío
lleno de claridad y diafanidad.
Un pequeño repecho nos aloja
en el Collado la Cueña, que nos permite presenciar el Montihuero y a sus pies la pequeña y hermosa: LAGUNA DE LAS VERDES 
Siguiendo los postes de indicación,
paseamos por una zona entre el Cuetalbo y Peña Chana
con el tenue y sutil murmullo del río Sil.
Pateamos una gran área de monte bajo hasta alcanzar
las inclinadas y escoradas laderas del Calderones, por un terreno mas angosto, estrecho y pedregoso.
Con los Picos Blancos de frente,
el río Sil, a pesar de su incipiente caudal, nos deja claras muestras 
de la belleza y preciosidad de sus pozas y saltos de agua,
atrapando de nuevo las Praderas de Cebolléu.
Reforzamos el buen gusto del camino
buscando la belleza con todas nuestras fuerzas
por este maravilloso e idílico lugar en el que el otoño comienza a irrumpir y a exhibir sus mejores galas.
Bajamos decididos, 
escuchando los suaves susurros del río Sil
y apreciando la frescura clara, transparente y cristalina de sus aguas.
Cruzamos su cauce
entre la estrechura de sus paredes rocosas,
saliendo hasta el Refugio de Bustusil.
La andadura se llena de armonía
contemplando la tranquila calma del discurrir del río,
fijándonos en bellas tonalidades
y en el carácter cambiante del paisaje.
Ya nos sentimos mas a gusto alcanzando, de nuevo La Cueta, un hermoso lugar domesticado, amable y fértil,
finalizando este hermoso viaje entre el sosiego y la tranquilidad que se respira en sus calles y en su espectacular enclave.
Saludos de COMANDO SENDERISTA a tod@s caminantes.
Hasta una nueva aventura.
Todas las fotos en: FUENTES DEL SIL