CAMINANDO, AL VIAJERO LE BROTAN DE SUBITO ALAS EN EL ALMA, DESCONOCIDOS MUNDOS EN EL MIRAR

jueves, 24 de mayo de 2018

PATIOS CORDOBESES

El día 10 de mayo de 2018 viajamos hasta la ciudad de Córdoba para recorrer la mayor parte de su hermoso casco histórico a través del Festival de los Patios Cordobeses (Patrimonio de la Humanidad), que viven su máximo esplendor en la primera quincena del mes de mayo. Pincha en el "play" y comenzamos.
 Nuestro paseo comienza con una de las vistas mas exquisitas de la ciudad cordobesa, junto al Puente Romano, levantado en el siglo I a. C. En su extremo sur se erige la Torre de la Calahorra, en su día enclave para el control, defensa y acceso a la ciudad.
Cruzamos el puente
sobre las aguas del río Guadalquivir
para admirar la hermosa e impresionante fachada exterior de la Mezquita-Catedral de Córdoba,
el monumento de mas importancia y trascendencia de todo el occidente islámico y uno de los mas sorprendentes y turbadores del mundo.
Las calles se van engalanando y adornando con los colores y las flores mas vistosas
entrando al Patio de los Naranjos, un jardín entre la frescura del agua de su fuente y poblado de naranjos, cipreses y palmeras
en el que sobresale su Torre-Campanario entre los vestigios del antigüo alminar de Abderramán III.
La visita de los patios es gratuita y los propietarios abren estos maravillosos escenarios para que podamos disfrutar de su frescura y colorido.
Nos introducimos en el corazón del Barrio de la Judería y San Francisco
aspirando el aroma de la infinidad y multitud de flores y plantas,
recorriendo de una manera tranquila y placentera las estrechas y ceñidas calles del arrabal.
El ejército de flores plantadas en arriates y macetas que se cuelgan en las paredes
dibujan y embellecen el ambiente y el claro reflejo del pasado árabe de la ciudad.
Lo moderno y lo antigüo se fusionan 
en la Puerta del Almodóvar
extendiéndose por el recinto amurallado del Castillo de la Judería.
Los estupendos patios cordobeses son espacios descubiertos de la vivienda
que sirven para iluminar y ventilar el resto de las dependencias.
La generosidad de los cordobeses nos invitan a visitar sus casas
y a estar presentes y formar parte de sus patios
interactuando en la charla sosegada y disfrute del espacio.
El sol refuerza los tonos de las flores
y contrasta las sombras de las vetustas murallas en la vieja Córdoba,
entrando en la zona del Alcázar Viejo.
La hermosa imagen del patio cordobés es herencia de la casa islámica
en la que las puertas,
las fuentes,
las flores, 
y los arcos van embelleciendo el recinto.
Nos sentimos como en casa y no dejamos de admirar
el precioso espectáculo que atraviesa nuestras retinas,
creando una estupenda estampa
en la que se funde y amalgama el agua, la luz y la vegetación.
El paseo continúa por las Caballerizas Reales
y el Alcázar de los Reyes Cristianos que comparten un marcado carácter militar.
De nuevo la Mezquita irrumpe en el itinerario, topando con las maravillosas y antigüas puertas que daban acceso al recinto religioso
y conocidas como las Puertas de Al Hakan II.
Las bellas tonalidades y las exuberantes fragancias
van proliferando por todos los patios en concurso,
en un ambiente en el que el agua y la frescura permite el desarrollo de plantas y flores.
No nos cansamos de posar entre los magníficos detalles decorativos
que engendran e inventan una delicada y serena atmósfera de Romanticismo.
El barullo y enredo de callejuelas forma un auténtico laberinto 
que atraviesa las calles mas estrechas de la ciudad,
sumergiéndonos entre una blancura y albor
que nos conduce hasta la Plaza del Potro.
La Posada del Potro recrea un maravilloso patio con balconadas de madera
con pozos y fuentes que instauran un silencio y un sosiego que nos hacen trasladar al rincón mas idílico del mundo.
Los Museos de Bellas Artes y Julio Romero de Torres
nos guían a través de una galería y exposición floral
hasta la Plaza de la Corredera, uno de los lugares mas emblemáticos de la ciudad de Córdoba.
Tiempo para comer y reposar,
regresando por el Guadalquivir
hasta la Puerta de Santa Catalina y Patio de los Naranjos
para admirar y visitar la Mezquita,
uno de los monumentos mas extraordinarios y singulares del mundo,
testigo de la alianza milenaria entre el arte y la fe en la que la arquitectura islámica con ecos helenísticos, romanos y bizantinos
se funde con la cristiana en una de sus expresiones mas bellas
y que testimonian las huellas del paso de los siglos.
Terminamos en el Alcázar de los Reyes Cristianos, un edificio de carácter militar y de estilo gótico
en el que nos asomamos 
a la belleza de sus patios mudéjares entre el murmullo y susurro del agua
que corre por canales y albercas
refrescando y relajándonos en un sensacional y llamativo escenario.
Nos deleitamos en este extenso y agradable jardín
entre la monumentalidad y el esplendor de sus árboles
escuchando los profundos sonidos del agua
y el fastuoso matiz y colorido de la infinidad de flores y plantas.
Risas y buen ambiente después de una dura y persistente caminata por la ciudad cordobesa 
que nos ha mostrado la hermosura de sus patios, el reflejo de civilizaciones milenarias 
y nos ha hecho respirar y evocar el aire de belleza y espiritualidad que rezuma la ciudad.
Saludos de COMANDO SENDERISTA a tod@s caminantes.
Hasta una nueva aventura.
ÁLBUM DE FOTOS: PATIOS CORDOBESES